EL BLOG COMPARTIDO

miércoles, 8 de mayo de 2013

Cuento. MEJORES ÉPOCAS. Y en aquel apartado lugar sólo había dos casas abandonadas. En ambas vivía un vagabundo. Un mes dormía en la vivienda de arriba y al siguiente en la de abajo.




              Antes de sucederle un hecho extraordinario, se acostaba al anochecer y se levantaba al alba. Bebía y se lavaba con el agua fresca de un pozo; cazaba con arco y flechas o valiéndose de sencillas trampas, recolectaba frutos y hacía mermelada de moras y fresas silvestres. Su existencia era tranquila, su única compañera una vieja burra.

Una madrugada un pájaro negro apareció en el horizonte; el paisaje se desdibujó y el cielo se hizo un océano de arena, la burra murió.

Al día siguiente la fina llovizna lo repintó nuevamente todo, pero en blanco y negro. Arañas y ranas huyeron despavoridas. Las Quimeras y la brillante Lealtad se encerraron bajo siete llaves. La Humildad y la Belleza de las Almas perdidas,  optaron por camuflarse a la espera de mejores épocas.


Y sin embargo, el pajarraco no parecía peligroso ni daba miedo, seguía planeando, volaba veloz con rápidos movimientos y giros perfectos. Repentinamente, descendió en picado y aterrizó en los hombros del vagabundo. Inmediatamente le propuso un trato o pacto:

- ¿Quieres qué hagamos un cambio?

 
- De qué se trata.

- ¿Cambiarías tu cuerpo por mis alas?

- No sé yo.

- Te ofrezco multitud de riquezas y prometo elevarte a la condición de triunfador.

El vagabundo titubeaba, porque le gustaba su modo de vida.

El pájaro había suavizado su aspecto y no parecía tan feroz. Ahora trinaba una embriagadora melodía en fa menor.

El hombre continuaba indeciso y sin saber qué hacer, y había perdido a su fiel amiga. 

- Al fin dijo con voz mecánica: "Todos tenemos un precio"

Mas enseguida comprendió su monumental error.  Había sido engañado vilmente, no era un pajarraco, sino un demonio trepador huido del abismal averno.

Hoy, actualmente, el vagabundo es una hoja de papel. Lo sé de muy buena tinta,  yo también soy una hoja de papel en blanco.

Marpin_



FIN

No hay comentarios: