EL BLOG COMPARTIDO

viernes, 30 de julio de 2010

Bueno, bueno, bueno pues nada y todo.





""La Espera". Orlando Quintero

Si se pudiera decir  abiertamente y sin tapujos lo que pensamos de esto o de aquello, de nuestros sentimientos, emociones y pensamientos  hondos...
Si siempre se pudiera decir con total sinceridad lo que sentimos y experimentamos...
Si se pudiera  "decir" y además "compartir" 
Pero... 
Hay un pero y son las consecuencias.
Corriendo sin prisas entre las distancias,  no deseo autoengañarme. Ahora es la "Espera" la que me esperará  a mi, y no yo a ella. Nos pasamos la vida, desde que nacemos hasta que morimos, esperando a lo que sea, y lo que denominamos "lo que sea" tiene nombre y apellido:  a la jubilación, a tu alma gemela, a que te quieran, a no morirte, las ilusiones de las vacaciones, a que te llamen por teléfono, a los cumpleaños, a ser feliz con los tuyos, una mala noticia, una buena noticia,  a que no dejen de quererte, a   la hora de la comida, el fin  de semana, el sueldo a primero de mes, a despertarte cada nueva mañana  etc, etc.  
Los seres humanos envidiamos a  la bella y bestial naturaleza, a los árboles y a las piedras  porque ellos perdurarán mas que nosotros. Y esto duele, aunque no se admita individual ni públicamente. 
Somos lo que consumimos: Disneylandia resulta ser más real de lo que pensábamos.
El pensamiento no ha sido derrotado. Los escenarios de las preguntas y de las respuestas no han desaparecido...¡Oh no!

El desencanto, el desconsuelo es mí actual consuelo. Y ya saben lo que dicen, mis queridos hermanos y hermanas del planeta Tierra: Las ideas que se presentan como novedosas suelen tener pasado, amén de un "sin embargo" y de un "no obstante". El caleidoscopio de matices artisticos, creativos  y culturales también está en constante flujo. 
/Tengo un abrazo y es para ti/ 
para vosotros.
¡Por favor, por favor, por favor! ¡Máquina celeste-infernal no me desconectes ahora! Tengo que hablar largo y tendido, siendo conciso y  preciso en lo que quiero contar, sin divagar por las ramas.
Ustedes me entienden ¡¡verdad que sí!!

-CUENTECILLO-

En un jardín había un limonero. Un hombre arranco dos limones amarillos-sol, con la complacencia del propietario, y   los guardo en su mochila.  


Una vez en  su casa,  sacó los  limones para lavarlos en el fregadero de la cocina, pero  cuando los iba a poner debajo del grifo vió tres hormigas  correteando despavoridas sobre la rugosa piel.
(De oca en oca y tira usted porque le toca)..Y si cambiamos el disco de los símbolos por un parchis; 4 jugadores, 4 estaciones, los 4 puntos cardinales. La cruz. Los 4 elementos; agua , tierra, aire y fuego)

Marpin_

             

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Perdone mi atrevimiento, pero yo considero que sus letras, señor marpin, tienen un sabor diferente. El sabor de la creación en su manantial, sin edulcorantes. Usted es un genio.

Que nos espere la espera.

La de los helados.

caly dijo...

Esperar, lo que sea, desespera. y no hay peor estado para una persona que estar desesperado. No puedes pensar, no puedes ser creativo, no puedes ser.
Yo aprendí a no esperar nada, si llega, lo que tenga que llegar , bienvenido sea, y a veces un simple comentario en mi blog, me saca de la desesperación.
Que tengan un lindo fin de semana!!
Caly

CORAZÓN VERDE dijo...

Yo aprendí algo en esta vida una lección muy importante a no esperar, siempre me decía una persona que si no esperas no deseperas y que se evitan muchas decepciones en esta vida así que es un trocito de felicidad cuando consigues dejar la espera a un lado, un abrazo

Anónimo dijo...

Piensa usted señor Marpin parecido a como yo pienso, la diferencia es que Ud. sabe expresarlo con poesía, sentimiento, realidad e irrealidad, naturalidad y belleza.
Gracias por ser la voz de los que no sabemos o no nos atrevemos a decir lo q pensamos, gracias por llenar mis horas.

J.J.H.