EL BLOG COMPARTIDO

jueves, 25 de marzo de 2010

NUETROS RELATOS PROPIOS: Y los que se llamaban SABIOS se hicieron mayores.



Cuentan que...

Un día llegó una trotamundos a la "Ciudad de los Sabios". Los seres más relevantes de la prestigiosa comunidad, la invitaron a que se quedará con ellos nueve meses. A cambio enseñarían a una mujer vulgar de los caminos, pero con cierta sensibilidad; fundamentales lecciones de las vidas en las épocas, ciclos, espacios y tiempos.
Pasó un semestre.  La viajera, que se definía como una observadora innata, continuaba  aprendiendo de la inteligencia Superior, conocimiento que le iban trasvasando y transmitíendo, sólida cultura acumulada en la paciencia de los años, minutos sin prisas en los relojes de los campanarios.

 

Y he aquí, que la mujer observó  un detalle: ¡¡Los sabios tampoco eran felices!! 

Una noche, humildemente,  preguntó en el Consejo de  los Ancianos Sabios:  ¿Por qué no aplicaban, a la práctica todo cuanto sabían?  ¿Porqué no utilizaban sus inteligencias superiores, para que el mundo y ellos fueran mucho más felices ?  ¡¡Por el gozo y la dicha!!

La respuesta TEORICA del Consejo no la convenció. De poco  servían  a los sabios sus conocimientos. Lo peor,  es que habian perdido lo que llamó -el valor intrínseco. La sabiduria de la mayoria de los ancianos habían regresado "drámaticamente porque se impone "quizás" a más edad mayor pesimismo. Regresaban los miedos de la  niñez, de la juventud...
Y su madurez adquirida actualmente no les aprovechaba. Eran igual de infelices que los necios e ignorantes de otras villas y pueblos.

La trotamundos se marchó a la mañana siguiente, mientras se alejaba a paso ligero de la Ciudad de los Sabios -reflexionaba... acerca de los sabios y de los que presumen de sabios. Tampoco sabían nada.

Marpin.- 


 "Susana y los viejos" 1610
Artemisia Gentileschi
Foto: Google Dominio  Público 
 El cuadro relata una historia del Libro de Daniel de la Biblia,  donde la joven Susana es sorprendida por unos ancianos bañándose desnuda. Acosada por ellos, rechaza las  propuestas lascivas  que le hacen bajo la amenaza de acusarla de adulterio. Los viejos, al ver que Susana no cede a su chantaje, la  acusan ante la comunidad  y es condenada a muerte, pues todos piensan que los ancianos no mienten y respetan sus palabras.  La intervención del profeta Daniel, consigue desmostrar la verdad y los viejos son ejecutados.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Ole, ole y ole. Te has superado, compañero.
Que vivan los ignorantes observadoes.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

iMPROVISANDO SON UNOS ARTISTAS DE TOMO Y LOMO, SE LES VE COMPENETRADOS USTEDES NO TRABAJAN CON GUION
UN ARGENTINO ESPAÑOL

Anónimo dijo...

ustedes valen mucho

Anónimo dijo...

Eres bueno o buena dando estocadas de muerte a la ignorante sabiduria.
V

Anónimo dijo...

Se me olvidaba, que tengas o tengáis un dichoso día.
V

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho el cuento.
La familia Tralara

Entidad Dual dijo...

1.- ¡Ole! Y que vivan los genios despistados, y los feos...que vivan todos.

2.- Hacemos lo que podemos, aregentino, pero se agraceden los ánimos.

3.- Valor, valor es lo que necesitamos todos.

4.- ¿Decepción? Nooooooooo, no hay decepción cuando nada esperas. Otra cosa es que a veces las confirmaciones no están de más. En cuanto al sabio anciano, no sabemos a qué te refieres. En este blog ninguno somos sabios.

5.- !Ay que deseperación más grande!

6.- Buen día también para tí.

7.- Tralará, tralarí, gracias mil

A todos: Gracias y Volved.

Anónimo dijo...

Es una original moraleja.
Lou

Anónimo dijo...

Es un relato vastante didáctico y los que tengan ojos para ver que lo vean
Viki

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo, mis viejos cuando mas viejos se hacen mas insoportables estan y parecen niños. Tengo que deciros que tengo 37 años y mis viejos 78 y 80 trurupereles. A ver si la palman y heredo todo lo que tienen. Benedictino

Anónimo dijo...

Nos ha gustado mucho a mi hija y a mi. Dos lectoras del blog.

Anónimo dijo...

Es un relato interesante.

Anónimo dijo...

¿La moraleja está en que el miedo también persiste en la ancianidad y hace ignorante a la sabiduria?

Entidad Dual dijo...

Gracias Lou y Viki. Un abrazo.

Entidad Dual dijo...

Tu moraleja es sabia. Hay otras: el miedo hace absurdo el aprendizaje y hasta la sabiduría.

Un cordial saludo.

Entidad Dual dijo...

Gracias a la madre y a la hija.

Entidad Dual dijo...

Benedictino, no estamos en contra de las personas mayores, al contrario. El relato sólo es un cuento que viene a cuento de los miedos, de los cuales no se escpana ni jovenes ni ancianos.
Consideramos muy desafortunadas las frases que dedicas a tus padres y te invitamos a rectificarlas. Desde aquí, les deseamos a ambos una ancianidad feliz y le mandamos un beso.

Anónimo dijo...

¿Este cuento donde se puede comprar?
bon dia Azucena

Marpin y La Rana dijo...

Un abrazo, Azucena.