EL BLOG COMPARTIDO

viernes, 3 de marzo de 2017

(Rompemos 8 lanzas por el AMOR) Estábamos en un tanatorio, justamente en la sala donde yace el cádaver detrás de una vitrina.

                          
                               Cuatro de las personas dormían en un sueño ligero, en un duermevela. Apenas faltaban unos minutos para que dieran  las tres de la madrugada. En aquel momento yo estaba con los ojos cerrados y pensando, entonces,  sentí un ligero movimiento en la habitación.


Abrí los párpados y vi de pie el marido de la difunta, "a él - le llamaremos Bartolomé" acariciando la cristalera donde reposaba  su amada alma gemela, en tono bajito -le  susurró:- "Te seguiré amando hasta el fin de mis días.  Quiero que  sepas,  que en los 40 años que hemos estado viviendo juntos, nunca  jamás yo te he engañado a ti." 

(Y se lo expresó con lágrimas. -Eché una de mis manos sobre el rostro,  silenciosamente yo también lloraba de alegría y con mucha tristeza. ¡Madre de mis entrañas,  cuanto se amaban! 
                                                     MABG.


                                  Marpin y la Rana.



No hay comentarios: