EL BLOG COMPARTIDO

jueves, 2 de febrero de 2017

TÍO FRED EN PRIMAVERA. -Pero, ¡maldita sea!, ¿por qué es que todo el mundo trata de sablearme?

-Porque tienes la pasta, muchacho. 

Horace se mordió dubitativamente los labios.

-Háblame de ese tal Ricky ¿Es verdad que tiene la fuerza de diez hombres?

-Absolutamente cierto, tío Fred.
-Y, para colmo resulta que es celoso e irritable. Una desagradable combinación...supongo que es uno de esos hombres que, si alguna vez lastiman gravemente a alguien, son los primeros en lamentarlo en cuanto se apaciguan, pero cuyo apaciguamiento llega diez minutos después de haberse producido lo irreparable. He conocido gente así.
    P.G Wodehouse



                            Marpin y la Rana.