EL BLOG COMPARTIDO

martes, 13 de noviembre de 2012

La Lluvia ha formado algunos charcos en el suelo, que el viento presuroso ha tendido y secado.

     


Querida mía: Deseo que al recibir mis letras te encuentres animada y contenta. No quiero vivir con más miedos de los normales. No quiero vivir con miedo. En la pantalla te cuento un pensamiento de ayer tarde-noche.

     Un hombre conduce por una carretera comarcal, hay poca fluidez de vehículos y los mal asfaltados tramos son curvas y rectas cortas. Llueve con fuerza, el hombre sentado piensa en el calor de su casa, piensa en lo importante que es llegar adónde sea que uno vaya(Es señal de resistencia, de  suerte y vida. Tú ya me entiendes.

     El hombre reflexiona con que morir aplastado de golpe y porrazo es tremendo, casi tan crudo como morir durmiendo o de un súbito infarto al corazón.  Sin tiempo para despedirte de las personas que amas, de la Naturaleza, de tus cosas.

    Entonces, la premonición toma forma. Del brillante asfalto, repentinamente y sin poder hacer nada por evitarlo, los faros de un camión se echan encima del cochecito y del hombre sentado, que pensativo agarra el volante...

Marpin_

2 comentarios:

Ana dijo...

Muy bien escrito. Es triste pensar que a veces las cosas suceden de esa forma , tan repentina e inesperadamente.
Nunca me ha gustado conducir con lluvia.
Saludos

Anónimo dijo...

Vos dice mucho con poca palabras
saludos