EL BLOG COMPARTIDO

jueves, 30 de agosto de 2012

Y comenzó a cantar: En aquellos días en que andábamos errantes, ¡tanto tiempo atrás...!



¡Tantooo tiempooo atrááás!

Mis pies están doloridos y mis miembros rendidos;
largo es el camino y los montes solitarios;
pronto se extenderá el crepúsculo, lúgubre y tenebroso,
sobre la senda del pobre niño huérfano.

¿Por qué fuí enviado tan lejos y tan solo,
ahí, entre los páramos y las grises rocas?
El corazón de los hombres es duro, y sólo los ángeles bondadosos
veían los pasos del pobre niño huérfano.

Sin embargo, la brisa nocturna sopla suave y distante;
no hay nubes en el cielo, y las estrellas brillan tenues y serenas;

-Jane Eyre-


 Marpin y la Rana

1 comentario:

Ana dijo...

Jane Eyre mi heroína, me gusta mucho ese libro.
Saludos Marpin y la Rana
;)