EL BLOG COMPARTIDO

miércoles, 21 de marzo de 2012

Johann W. Goethe. Ese hombre extraordinario, que miraba la Naturaleza con ojos de artista y de investigador al mismo tiempo, con una doble libido pasional e intelectiva, no se detenía en la contemplación tópica de la belleza del mundo, que al poeta puro le basta y hace feliz, sino que aspiraba con ansia dominadora a calar en la hondura del fenómeno estético y descubrir el secreto de su hechizo, la ley íntima necesaria y lógica de su producirse, en apariencia mágico.

Si quid movisti rectius istis, Candidus imperti; si non utere, mecum.
Si algo conoces mejor que esto, perdona mi candor; si no, usa de esto conmigo.

Sean nuestras cosas verdaderas o falsas tales serán aunque empleemos toda nuestra vida en defenderlas. Y a nuestra muerte, los chicos que ahora juegan serán nuestros jueces.

El blog PRESENCIAS INVISIBLES

http://ladamadetodoslosfinales.blogspot.com/

http://elblogsinmiedos.blogspot.com/



                             MARPIN Y LA RANA

1 comentario:

Houellebecq dijo...

Maravillosos pensamientos subrayados para digerirlos lentamente.
Saludos desde esta Primavera que nace con frío y con suerte, con algo de agua.