EL BLOG COMPARTIDO

viernes, 23 de diciembre de 2011

AMADAS AUSENCIAS




Sí, ya sé que es Navidad. Que en las calles hay luces, que los escaparates estan llenos de bolas y belenes, que las gentes en general se desquician preparando cenas y comprando regalos. Lo sé. Y que todo el mundo habla de buenos deseos, Amor, Paz y Felicidad.
En visperas del 25 de Diciembre ¡fun,fun,fun!,yo aún no he comprado nada. No es que no haya elegido los regalos, es que no tengo comprado ni un triste canapé. No he tenido ni ganas ni tiempo. Si por mí fuera, mañana me preparaba una bandeja con un bocadillo, un refresco, y tan campante. Con mis vaqueros raidos  y zapatillas, ¡que le den al glamour impuesto por el protocolo! que a mí no me hace ninguna falta. Me sentaría con nostalgia  pero sin llantos, junto a todas mis ausencias.  La de las navidades de la infancia, cuando le ponía algodón a las ramas de pino para que pareciera nieve. La alegría contagiosa de mi padre, con sus ocurrencias y sus cosas, que siempre eran más o menos las mismas, pero que él con el arte natural que tenía, las hacía diferentes. El olor en la cocina y mi madre, cuando ella se encargaba de todo porque podía. La fe en la bondad de la gente, que se perdió por el camino, hace ya tanto, tanto. La lealtad de los pocos seres nobles con los que me encontrado en la vida. La esperanza del final feliz para las cosas de la humanidad y los humanos.  ¡Risas! La ausencia de risas está empezando a causar estragos en un espíritu cansado. Las de mis horas contigo. Ese hueco es muy jodido, porque  no besa ni abraza como tú, insaciablemente, palabra que como bien sabes, reinventamos nosotros.  Lo que pasa es que en silencio se lo cuento a mi piel y a mi alma,  y las dos me  mandan  a paseo, y es que ambas y yo, o sea, las tres, te necesitamos, sin velas rojas ni doradas, ni espumillones de por medio.  

Esa quisiera  que fuera mi Navidad. Abrazar y vivir mis ausencias.  Me llenan mucho más que cualquier otra cosa.  Y que estos días pasen lo más pronto posible.


Ranita

8 comentarios:

Antonio Fernández López dijo...

Me resulta doloroso tu relato. Las ausencias están presentes siempre porque es inevitable, pero es importante que el tiempo presente no sólo tenga ausencias. Si ese es tu caso, amigo, el sol ha salido hoy para tí también. La calle está llena de seres humanos que necesitan afecto lo mismo que tú. Un abrazo

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho.
M

Taty Cascada dijo...

De ausencias no se puede vivir, de recuerdos añejos tampoco; pero si de vivencias actuales y de mundos por conocer. Es bueno lanzarse a caminar por senderos ignotos, siempre tienen un algo que nos puede aportar. Lo pasado ya fue, ya tuvo su momento, pasó. No sacamos nada positivo recordar lo que una vez fue. Hoy es hoy y mañana Navidad...
Dejo para ustedes amigos, mis mejores deseos de Navidad. Van con rayitos de sol incluidos.
Un abrazo

Houellebecq dijo...

Y a pesar de la tristeza de tu relato de hoy me has felicitado las navidades. Yo te las felicito igualmente porque además es que lo deseo, que saques fuerza de dónde no la tengas, te veo el ánimo más raído que las zapatillas, y si no las puedes disfrutar que por lo menos las toleres y las capees con dignidad. La felicidad no está en esos canapés(aunque ayuda) y sí en el pensamiento. Yo he pasado algunas navidades de mi vida agobiado y desesperado pero curiosamente y de la manera más inesperada, he pasado otras feliz como unas castañuelas. Espero que de todas tus ausencias no tengas todavía la de la esperanza y que todavía estés brindando con ella. Feliz Navidad, poeta y filósofo.

Ana dijo...

Te entiendo, por eso espero que pases estas fechas lo mejor posible, sin notar mucho esos vacíos. Un abrazo y mis mejores deseos de felicidad.
:)

SOLEDAD BENÍTEZ dijo...

Yo también lo entiendo. A veces la navidad puede revivir en nuestro interior el dolor y la nostalgia, así como los mejores sentimientos de alegría y dulces recuerdos. Cada uno la vive y procesa a su manera.
Creo que lo importante es darnos la oportunidad de reflexionar, encontrarnos a nosotros mismos, valorar nuestros afectos, nuestros tesoros personales, y si podemos disfrutarla, mucho mejor; si no podemos, sabremos que ya llegará ese momento, el momento de sentir otra vez esas ganas de estar alegres, de armar el arbolito, de preparar cenas y comprar regalos, etc. Por eso es que hoy dejo aquí mis deseos verdaderos de que en estas fiestas el amor y la alegría llenen sus hogares y corazones, trayendo amor, buena suerte y ganas de disfrutar la vida.
Muchos besos y ¡feliz navidad!

Prometeo dijo...

Conoforme cumplimos años las fiestas, estas en concreto, se hacen mas melancolicas, mas tristes y añorantes de otros tiempos y unas gentes que ya no estan con nosotros...quedan, menos mal, los juegos y risas y fritos y algun que otro llanot de los crios y eso es un gran alivia ( una de cuatro, dos de seir, uno de diez y otro de once),,,,aunque solo fuera por ellos ya en mucho y bien.
Un fuerte abarzo y FELICES FIESTAS.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

Un abrazo muy fuerte a todos, amigos.

Feliz Noche Buena y mejor despertar.

El Equipo de Marpín y La Rana