EL BLOG COMPARTIDO

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Pero hay temporadas en las que casi no hay nada de luz. ¡Bienvenidos a la ciudad de Blog!



La alegría es como una criatura frágil con la que todos queremos vivir, pues todos quisiéramos ser alegres, pero es una criatura huidiza. Hace falta energía, grandeza de ánimo y finura de espíritu para poseerla, para hacer de la vida algo más que un producto a granel envuelto en una triste monotonía. Nunca poseeremos la alegría por entero, pero debemos apostar decididamente por ella, porque es una exigencia de nuestra condición de personas.
El temperamento alegre, como la capacidad de ilusionarse, o la de sintonizar con las alegrías de los demás, son en buena parte conquistas personales que hay que lograr con esfuerzo.
-Carácter y valía personal-
 El blog de marpin y la rana

2 comentarios:

Ana dijo...

Me gusta esa reflexión, no hay nada que no se logre con esfuerzo incluso alegrarse o poder ilusionarse, siempre hay que buscar la motivación para atrapar a esa criatura fragil llamada alegría.
Un beso Marpin y la rana
;)

MUCHITA dijo...

¡Cuanta verdad hay en esto!

Besos mil.