EL BLOG COMPARTIDO

domingo, 18 de septiembre de 2011

EN DIRECTO DESDE LA CIUDAD DE BLOG. - Los elixires del diablo- de E.T.A. Hoffmann (1776-1822)



De buen grado, ¡oh amable lector!, te conduciría a la sombra de aquellos oscuros plátanos donde, por vez primera, leí la singular historia del hermano Medardo. Te sentarías a mi lado en aquel banco de piedra, medio oculto entre la olorosa floresta y las radiantes flores. Allí, a mi lado, mirarías nostálgico, igual que yo, hacia las azules montañas cuyo maravilloso perfil se cierne sobre el valle iluminado que se extiende a lo lejos. Aunque pronto volverías tus ojos hacia el edificio gótico que se halla a pocos pasos y cuyo portal está adornado con sustuosas estatuas...

A través de las oscuras ramas de los plátanos, te contemplan los Santos con sus claras miradas; son las pinturas al fresco que adornan los amplios muros... El sol enrojece las montañas, el viento del atardecer sopla, y todo se agita y pone en movimiento. Oyense voces misteriosas y murmullos entre los árboles y la floresta: parece como si a lo lejos se escuchasen cánticos y resonase la música de un órgano.
Hombres serios y silenciosos, envueltos en largas túnicas, se pasean entre las frondas del jardín con la mirada devotamente dirigida hacia lo alto. ¿Son las imágenes de los Santos que han cobrado vida y han bajado de sus pedestales?... Te estremece el misterioso escalofrío de las maravillosas tradiciones y leyendas de antaño; tienes la sensación  de que todo sucede ante tus ojos, y de buen grado das crédito... En tal estado de ánimo, comienzas a leer la historia de Medardo y aceptas las extrañas visiones del monje...


 El blog de marpin y la rana

3 comentarios:

escuchando palabras dijo...

ay amigos siempre informandome y sorprendiendome, que tenagn un feliz domingo!!! besos

Anónimo dijo...

Yepa tios
Besongos del Titi

Houellebecq dijo...

Soy un gran lector de todo lo que publica la editorial Valdemar (soy fetichista casi de sus ediciones como de un par de editoriales más). Hoffman lo leí en Valdemar pero no todavía Los elixires del diablo. Me gsuta este recordatorio porque me dan ganas de reiniciar lecturas tan estimulantes. Ya pueden pasar siglos que los clásicos lo son porque no se hicieron para su tiempo, se hicieron para todos. Y bueno, lo gótico y lo siniestro me gusta. Imagino que por el título y por lo que se deja intuir van por ahí los tiros o los elixires. Como dicen antes que yo, gracias por informarme y sorprenderme con esto. Feliz día.