EL BLOG COMPARTIDO

viernes, 2 de septiembre de 2011

EMILY DICKINSON: Un alma triste


Poema 739

Muchas veces pensé que la paz había llegado
cuando la paz estaba muy lejos-
como los náufragos- creen que ven la tierra-
en el centro del mar-

y luchan más débilmente -sólo para probar
tan deshauciadamente como yo-
cuántas ficticias costas
antes del puerto hay.
Emily Dickinson
El Blog de Marpín y La Rana

4 comentarios:

Houellebecq dijo...

Esa metáfora del nadador sirve para muchas más situaciones de la vida pero aquí es ideal. Qué gran poema. De los que no cumplen años.

Alma Mateos Taborda dijo...

Un poema hermoso con un final extraordinario. Me ha encantado. Es un placer leerte.Un abrazo.

Pilar dijo...

Que placer leer este triste poema, ¿porque será la tristeza tan hermosa?

Un beso

Ana dijo...

Muy bonito, hay que rescatar a los clasicos.
:)