EL BLOG COMPARTIDO

martes, 10 de mayo de 2011

HEMOS DE AMAR EL TIEMPO QUE NOS HA TOCADO VIVIR, PORQUE UNA PERSONA FELIZ - HA DE SER UNA PERSONA ENAMORADA DE SU TIEMPO.

Hay una cuestión clave en cualquier relación personal: procura primero entenderle tú, y sólo después, procura que te comprenda él.
Si pretendes ayudar en algo a otra persona -sea tu hijo, tu cónyuge, tu padre, tu jefe, tu subordinado, tu colaborador, tu amigo, o quien sea-, lo primero que necesitas es comprenderle. A medida que lo vayas logrando, te será mucho más fácil que comprenda lo que tú querías decir o hacer (e incluso, quizá, después de haberle comprendido mejor, lo que quieres hacer o decir es ya distinto de lo que al principio pensabas).
Cada persona está permanentemente dándose a conocer, irradiando mensajes, comunicando. A través de esos mensajes -la mayoría de ellos no directamente conscientes-, cada persona se gana la confianza o desconfianza de quienes le rodean. Escuchar, pero escuchar para comprender.

-A. Aguiló-




El blog de marpin y la rana

4 comentarios:

escuchando palabras dijo...

Si amigos escuchar para comprender, hay personas q oyen q no es lo mismo, intentemos entender al otro para eso debemos comunicarnos mejor, besitos

caly dijo...

En los tiempos que corren, es muy difícil que alguien te dedique tiempo para hablar o escuchar. Pero debemos intentarlo, vale la pena.
Muy buena entrada. Un gran abrazo!!

Pilar dijo...

Gran entrada, en el fondo es como si cada uno de nosotros habláramos un idioma y si no nos molestamos en traducir, no hay modo, pero lo olvidamos.

Un saludo

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Dicen que el Creador no dió dos oidos para escuchar y una boca para hablar.

A veces las personas que podemos oir, nos hacemos los sordos por querer tener la razón y no nos damos oportunidad de aprender al no prestar atención.
sólo hay que seguir los debates de la TV., que todos hablan a la vez.

Besos, Montserrat