EL BLOG COMPARTIDO

martes, 19 de abril de 2011

LA CAÑA Y EL OLIVO



Discutían la caña y el olivo sobre la resistencia, su fuerza y su firmeza. El olivo reprochaba a la caña su impotencia y su facilidad para ceder y doblarse a todos los vientos. La caña guardó silencio. Pero el viento empezó a soplar con gran violencia. La caña, sacudida y doblada por el viento, salió indemne; en cambio algunas ramas del olivo, resistentes a todos los vientos, fueron rotas por su violencia.



Enseña esta fábula que aquellos que ceden ante las circunstancias y la fuerza, llevan ventaja sobre los que resisten a los poderosos.


El blog de marpin y la rana les desea un feliz día

11 comentarios:

Ashia dijo...

La medida de la fuerza no se mide en la fuerza, sino en la resistencia ante los avatares de la vida.
Bonita comparación.

Un abrazo
Ashia

Núria dijo...

Hermosa y cierta comparación. No hay que dejarse engañar por una apariencia frágil, pues la resistencia siempre viene de dentro.
Un beso, Ranita!
Núria

Pilar dijo...

Ceder, doblarse, pero no entregarse.

No todos podemos ser olivo.

Feliz martes

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola amigos:

Una fábula con una gran enseñanza.

Que tengáis una Feliz Semana.

Besos, Montserrat

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

ASHIA: Un proverbio habla de la sabiduría de las hojas del el árbol, que no oponen resistencia al viento dejando que él pase entre ellas y siga su camino.

Un abrazo para la poetisa Ashia.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

NURIA: Siempre sabes leer más allá y entre lineas.

Un abrazo enorme para ti.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

PILAR: Querida amiga, leerte aquí o en tu magnifico blog, siempre es un gran privilegio.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

MONTSERRAT:Feliz semana también para tí.

un besazo.

Anónimo dijo...

Dame fuerzas para cumplir tu voluntad. Haz lo q has venido a hacer.
Que sea tu voluntad y no la mia.
Este es el camino q e elegido

Para orejas sensibles en dos nuevas fragancias

MUCHITA dijo...

Cuanto saber natural que dejas siempre por aquí.

Una educación sana que muchos tenemos que aprender con la observación de las cosas porque es plena sabiduría que Dios nos regala cada día.

Saludos.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

Muchita: Sabias palabras.


Un gran abrazo.