EL BLOG COMPARTIDO

martes, 28 de diciembre de 2010

¡Es el persistente motor! Las hojas amontonadas en una baldosa, arte y azar humano...



No hay silencio en la plaza, es por el vertiginoso ronroneo del motorcillo.

-¡Tengo que triunfar! - dice Pedro Manuel, quebrando el sonido del motor y del silencio no profundo-. Me he levantado de buen pie y estoy relajado- ha añadido con desparpajo. Milagrosamente el motor aminora su implacable velocidad.

Todos nos sentimos aliviados. Pedro Manuel habla por los dos codos ¡Adiós a la opresión. Bienvenida aceptación! Las ventanas abiertas o cerradas y entran miedos. Les detienes y piensas: "Lo que a ti te enfada y disgusta,  yo lo recibo con optimismo y positivamente, hasta los menosprecios. La libertad es variada. Vive con pocas prisas y menos horarios. Amando y gozando, siempre que puedas elegir lo qué deseas de la vida...




El blog de marpin y la rana

1 comentario:

Pilar dijo...

Granada, que sueño.

Besos.