EL BLOG COMPARTIDO

sábado, 22 de mayo de 2010

LEYENDAS: EL CAZADOR DE MENTIRAS

.



El ángel del hogar o El triunfo del surrealismo.
Pintado por Max Ernst en 1937. 

 


Voy a compartir con ustedes  lo que me contó una vez un anciano, que descansaba a la sombra de una higuera.

"Cuando yo era pequeño, nos decían a los niños que existía un ser enorme a lo largo y a la ancho, con manos de hierro y garfios en sus extremos. Su dieta se componía de infantes  mentirosos, de los que necesita una ración diaria de varias docenas. Era llamado "Cazador de Mentiras" o "Caçamentides". Los embustes escapan en forma de pequeños pajaros invisibles, para todos menos para el cazador. La boca de los  mentirosos, queda manchada de una sustancia de color negro. Cuando el deforme ser encontraba  alguno de esos pajaros, le preguntaba de dónde habia salido y el pajaro chivato "cantaba" porque estaba obligado a hacerlo. Después, acompañaba al monstruo en busca del niño al que identificaban por las manchas. El  Cazador de Mentiras, sin piedad,  con sus garfios atrapaba al rapaz embustero  y se lo llevaba en un maloliente saco para comerselo de un solo bocado. Pocos escapaban a sus garras, y los que le habían visto, ya no podían vivir tranquilos el resto de su vida. Así me lo contaron mi padre y mi abuelo, que una vez vieron como se llevaba  a un vecino del que ya nadie  volvió a saber jamás".
 - ¡Caramba, abuelo! ¡Menuda forma de educar a los niños!
- Así es, joven. El miedo suele disuadir más  que cien consejos sabios. 
- Abuelo: ¿Usted temía al Cazador?
El anciano me miró con malicia. Después se levantó y echó a andar. Cuando ya creía que no me iba a responder,  se volvió y me dijo:
- Los mayores que me contaron esa historia, también fueron niños. Mentían mucho, aún de adultos,   y estaban vivos. Y yo no era tonto del todo...

El profesor


Damos la bienvenida a nuestros nuevos Ranautas "Margalia" y "Fran Frannao". Salvas de honor se disparan, comida en cubierta y la tarde libre en vuestro honor.

8 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

ES VERDAD, ANTES DE VIEJOS PASAMOS POR NIÑOS.
SOLO HAY UNO QUE FUE EL REVÉS Y ES EL DE LA PELICULA EL CURIOSO CASO DE BENJAMIN BOTTON.

UN ABRAZO AMIGOS, Montserrat

Fran Frannao dijo...

Yo odio las mentiras y siempre intento evitarlas e ir con la verdad por delante pero si me hubieran contado esa historia de pequeño...creo que hubiese cogido miedo a mentir jajaja, sobre todo a mi madre cuando me escapaba a un campo que había detrás de mi bloque cuando era un peque.

Montxu dijo...

En mi caso tuve mucha suerte ya que no conocía ésta leyenda ó cuento, así que miedo nunca he tenido.
De todas formas de niño siempre he tenido muy mala leche, es probable que me lo hubiera comido yo a él, en fin. (risas)


Un abrazo.

Anónimo dijo...

c est un blogge tre s speciale
fiani

Marpin y La Rana dijo...

Fran: Un saludo para Málaga y bienvenido al blog.

Marpin y La Rana dijo...

Decirles a los niños que no mientan, pero nos ven mentir. Un abrazo Montserrat.

Marpin y La Rana dijo...

Montxu: a por el Cazador de Mentiras. Total...todos sabemos que los pajaros no hablan.

Un saludo.

Marpin y La Rana dijo...

Merçi beaucoup, Fiani.

Bon jour et bonne nuit.

A bientot.