EL BLOG COMPARTIDO

martes, 18 de mayo de 2010

COLABORACIONES: Desayunando con Fernando Rodriguez y Guzmán.





Jean A. D. Ingres. "Tetis implorando por la vida de su hijo Aquiles a Zeus". 
El único cuadro que el autor no pudo vender. Fue considerado escandaloso, al mostrar que los dioses también podían tener  debilidades.




Fernando es amigo desde octubre de 1.979.  A traves de todo este tiempo seguimos con nuestra amistad. Soltero y cuarentón,rentista vocacional pero mientras  profesor y  asesor financiero, no es la primera vez que colabora en nuestro blog.

Me cuenta que una vez un alumno le preguntó si era verdad que Dios había creado todas las cosas, como le decían en sus clases de religión y sin darle tiempo  a responder, le volvió a preguntar: ¿Entonces, quién creó a Dios?


Él le invitó a que reflexionara sobre la idea de que estaba dando por hecho o presuponiendo la existencia de Dios,  cosa que como agnóstico Fernando  no podía ni mucho menos afirmar o negar. El alumno le pregunto ¿Qué era ser agnóstico? A lo que Fernando respondió que agnosticos eran  aquellas personas que no se consideraban con suficiente información para hacer afirmaciones sobre seres que no habían visto, y que en realidad tampoco les interesan mucho, pues ponían su interés en  aquello que podían ver, sentir, pensar y tocar. 


Con el paso de las horas, Fernando me cuenta que reflexionó sobre la respuesta dada,  y sobre la existencia de eso que llaman Dios, dioses (o cualquier otra denominación que oportuna les parezca), para venir a darse cuenta de que,efectivamente, Dios sí existía ¡Claro que existía ¿ Dónde? Pues en la imaginación de los hombres lúcidos que habían sido sus creadores para adormecer consolar,dominar,  manipular y sobre  todo mitigar la angustia y el dolor de los hombres necios.  Para hacerles así mas fáciles y dóciles, con las miras que realizaran aquello que satisfaciera mejor sus terrenales intereses. Un genial invento que se vendio muy bien, qué duda cabe. Era brillante lo de comerciar  con paraisos eternos que nunca podrían ver en esta su existencia, pero sí disfrutar cuando la misma hubiese terminado. Y casualmente, para conseguirlo deberían realizar todo aquello que ese supuesto Dios les habría de indicar, y que no andaba muy lejos de coincidir con los intereses de esos pocos hombres a los que hemos llamado  lúcidos, y que dominaban y dominan este planeta. Hombres  que tenían el inmenso único y "casual" privilegio de poder escuchar la palabra de Dios, y transmitirla en su nombre a aquellos que necesitaban escuchar esas palabras de salvación eterna e infinitos paraisos, y  todo ello a cambio tan sólo de sumisión y trabajo.

Muchas gracias por tus palabras y buenas noches, Fernando.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

lo has bordado

Anónimo dijo...

La bordadora Penélope cada día esperaba a su amado Ulises mirando el horizonte, y sintiéndose triste si él no venía...

una de santander

Anónimo dijo...

Buenas noches. Estoy contenta.
(Mont-se)

Marpin y La Rana dijo...

La noche larga y suave
la mañana fresca
la tarde calida
la vida hermosa...te deseamos
Hasta mañana Mont-se

Alexia dijo...

Precioso relato. Con tu permiso, voy a poner una reseña en mi blog http://adoptaextremadura.blogspot.com/ para que lo lean más personas. Un abrazo.

Anónimo dijo...

gracias fernando, gracias marpin,

Anónimo dijo...

Fernando: Eres una persona interesante, refinada y culta.
Me ha fascinado el comentario de Dios.Es la segunda vez que leo algo tuyo.
Besos de otra cuarentona, no soy soltera sí divorciada y también soy profesora.

CORAZÓN VERDE dijo...

Escribes muy bien, un realato muy hermoso y bien escrito, te mando mi cariño

Marpin y La Rana dijo...

Gracias Alexia, por supuesto qu puedes poner lo que gustes. Ua sabes que cuentas con todo el apoyo y cariño de todos los que hacemos el blog.

Un abrazo.

Marpin y La Rana dijo...

Gracias, Corazon-Verde.
Te mandamos besos y flores.