EL BLOG COMPARTIDO

sábado, 18 de mayo de 2013

Título. Una flecha disparada a Nahda.


Una flecha -con el caos en la punta- salió disparada hacía un blanco que reptaba por las inmensas  praderas de chocolate y menta. Aquel maldito blanco se movía rápidamente y desviaba con malas artes las flechas del malherido arquero.

El arquero volvió a tensar su arco y nuevamente erró el tiro. Su cuerpo temblaba y no podía ensartar a la bestia de dos cabezas, que en sus sueños más oscuros había arrasado sus ilusiones con la cruda y cruel realidad. Centrado en sus lamentaciones se sentía el ser más desgraciado del universo,  ensimismado en el sufrimiento, no vio venir por un  empinado y pedregoso sendero a una maltrecha embarazada envuelta harapos.

Ella, escuálida y de mejillas pálidas le preguntó al pasar:

-¿A quién le dispara sus flechas? No veo a ningún enemigo a la vista.

- A Nahda.- farfulló afligido el arquero.

- ¿Y qué es Nahda?.

- ¿No conoces a Nahda?

-No -replicó ella intrigada.

- ¡Nahda! Nahda es un monstruo con una cabeza de hombre y otra de mujer. Nahda es volátil, visible o invisible, entra en lo que somos y te roba la energía mental,  manipula el espíritu, es lo peor...

- No sigas, cállate por favor, -le interrumpió sacando de su zurrón unos urgúentos y pócimas curativas para aliviar su dolor. Toma y  bebe. En mis pesadillas también he conocido a monstruos de dos, cuatro y cien cabezas: Nahda "Avaricia" y a su prima hermana "Maldad" y "Todo lo quiero para mí" Nahda  "Racista" o con rostro de "Guerra y de Riqueza"... ¡Ya ves! Hace un rato pensaba que era la más desgraciada del planeta. ¡La vida no es terrible!  la hacen horrible los tiranos embadurnados de carmín y oro. Existen y hay Nahdas  empapadas en Platino o pintarrajeadas con el suntuoso Petróleo... Veo,  en mis pesadillas gente matando a gente por el control de diamantes y esclavos. No quiero contarte, arquero,  las atrocidades que los invasores han hecho con las niñas y las mujeres... Nahda  parece  Todo.

 Al alba, en la tarde y al anochecer, la mujer y el arquero soñaban despiertos sobre las enhiestas hierbas grises y azuladas, satisfechos de haber descubierto que eran igual de desgraciados, aunque ya no servía de mucho consuelo. De nada valió la valiosa lección o quizá sí.  Una grieta se abrió en la tierra castigada  y ensanchándose se los tragó de sopetón  a los dos.

Y colorín colorado trágicamente han terminado o no..quién sabe a dónde conducía la oquedad. Tal vez y por fin, ella y él han alcanzado un paraíso de colores y musicalidad,  hecho a  medida y bastante alejado de  Nahda.

Miguel Ángel  B G.
                                                              

1 comentario:

Anónimo dijo...

Guapaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa