EL BLOG COMPARTIDO

jueves, 15 de noviembre de 2012

"La buena prosa es como un cristal de ventana." Así se expresaba George Orwell en su conocido artículo sobre "Por qué escribo" (1947).





"Como un cristal de ventana", es decir, transparente, que deje filtrar sin reservas la  luz y las miradas, así debe ser, según él, la escritura. También aquí se percibe el empeño ético: el escritor lucha consigo mismo para revelar algo doliente, escribe como el niño pequeño chilla, para denunciar lo que muchos quisieran mantener oculto u olvidado...,
Para escribir sobre los grandes problemas de la sociedad y de la civilización amenazada no es necesario adoptar aires de Tartufo ni una retórica académica o hegeliana. Quien busca la franqueza, ama la claridad en el estilo y la sencillez en las maneras. Quien está al lado de los humildes no debe revestirse de grandilocuencia. Ha de usar el lenguaje con propiedad y precisión. Porque el idioma es la expresión del pensamiento.   


 Marpin y la Rana

2 comentarios:

Pilar dijo...

Filtrar la luz, gran objetivo.

Un beso

Ana dijo...

Totalmente deacuerdo, la claridad siempre es buena.
Saludos