EL BLOG COMPARTIDO

lunes, 31 de octubre de 2011

VISPERA DE TODOS LOS SANTOS




Alguien dijo que la muerte iguala a los humanos. En algunos camposantos de los miles que hay por el mundo, no se permite más que una pequeña losa, igual para todos, donde únicamente rece el nombre del difunto, a fin de que al menos ante la muerte, no haya diferencias sociales. En los cementerios españoles, ahora mismo, se está desarrollando una actividad frenética. Plantas marchitas se sustituyen por plantas frescas, flores de tela y plástico polvorientas y llenas de telarañas, se cambian por ramilletes sintéticos brillantes de puro nuevos, mientras jovenes y viejos, cubos y cepillos en mano,  limpian  mugre acumulada en los nichos durante años o decadas. No faltan tampoco pequeñas velas  plastificadas a pilas, que iluminarán durante un tiempo la última morada, brillando tenuemente en la noche como una hilera de luciérnagas fantasmales. Surgen las comparaciones, las diferencias, incluso se compite a ver quien supera a los demás. "Mi muerto está mucho más limpio y arreglado que el tuyo", parecen decir algunas miradas.  La muerte sigue sin igualar ni a los vivos ni a los muertos. Mientras, en el mundo de la vida, niños y adolescentes caminan disfrazados de esqueletos, vámpiros y muertos mal-matados. Es Haloween, la fiesta que dicen que hemos importado de América, aunque la realidad es que los americanos la tomaron prestada de las antiguas tradiciones europeas celtas. Nada hay nuevo bajo el sol, y mientras recordamos a los difuntos, los habitantes de La Tierra somos ya siete mil millones en un planeta agotado que no da más de sí, y donde ya no empieza a parecer ciencia ficción futuras guerras por agua o alimentos. Llaman a mi puerta. ¿Susto o Muerte? De los dos tengo en el día de hoy. Francamente, no sé qué elegir. 

José, para Marpín y La Rana

4 comentarios:

Houellebecq dijo...

Interesante post. Me ha recordado a mí mismo paseando por esos cementerios y asqueándome con las tumbas lujosas. ¿Pero es que ni en la muerte pueden cesar las vanidades y la frivolidad? Pero el que está dentro, en el cajón, está ajeno a todo eso. Mi filosofía es no hacer más por el muerto de lo que hice por este mismo cuando estaba vivo. Para mí la pesona ya noe stá en esos despojos. Si no hice nada por ella en su momento ahora es tarde para arreglarlo con flores o velitas. Estoy a tiempo de arreglarlo con la gente que me importa y todavía respira. Los muertos deberían estar para recordarnos lo que realmente importa lo accesorio:nada. Pero hay gente que sigue sin entender la lección pcuando se pasea por esos cementerios repletos de floristería y lágrimas de cocodrilo. Buen post, Marpin.

escuchando palabras dijo...

Amigos, hay gente para no olvidar...el resto no tiene importancia, pero tambien hay q darse tiempo para elegir, besos

Pilar dijo...

Susto y después si no queda otra, muerte.
Besos

Ana dijo...

7 mil y subiendo, esa cifra si que es de susto, esperemos que eso de necesitar 3 planetas como este para abastecernos no sea cierto, si no lo llevamos claro.
Interesante escrito.
Saludos
:)