EL BLOG COMPARTIDO

lunes, 8 de noviembre de 2010

NOTICIA DEL DÍA: EL PONTIFICE DE ROMA LES PIDE A LAS MUJERES ESPAÑOLAS, PERO NO A LOS HOMBRES, QUE SE CENTREN EN EL HOGAR Y EN EL TRABAJO.



"La mujer se puede realizar trabajando fuera y dentro del hogar". Es lo que ha dicho el Papa, que sin embargo no ha incluido en el mismo esquema al hombre. Recordemos que hasta el Código Civil se ha adaptado a los tiempos,  con la reforma del Artículo 68 que textualmente reza: 


"Los cónyuges están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente. Deberán, además, compartir las responsabilidades domésticas y el cuidado y atención de ascendientes y descendientes y otras personas dependientes a su cargo"


Desde la irrupción de las mujeres en el mercado laboral en el último siglo, si bien  mejoraron  sus perspectivas de desarrollo profesional,  fue insuficiente para obtener un reparto más equitativo de las tareas domésticas y del cuidado de los hijos. En la gran mayoría de los casos, las mujeres deben asumir una doble jornada laboral y repartirse entre las ocupaciones o tareas rentadas y las propias del hogar. Además de atentar contra la igualdad real dentro del matrimonio o pareja, esta división sexual del trabajo doméstico, atribuída a la mujer exclusivamente por su género,  disminuye las posibilidades de las mujeres de inserción e igualdad de todo tipo, incluyendo el descanso, el ocio y la salud. 


Cuando estas cosas las dice una persona sin repercusión pública, no es más que una opinión. Cuando lo dice el líder espiritual de más de 1.116.000.000 de católicos, es un mensaje directo, pues el mensajero de Cristo en la Tierra sabe que sus palabras son tomadas por sus fieles como faro de luz, como señal visible del cámino que han de seguir.

EL PAPA,  DEJA CLARO EL PAPEL SECUNDARIO DE LAS MUJERES EN LA SOCIEDAD ESPAÑOLA.


Únicamente le acompañaban cuatro monjas entre docenas de hombres.
EN LOS ACTOS LITURGICOS DE SANTIAGO DE COMPOSTELA Y BARCELONA las cuatro monjas sólo tenían una misión, sólamente una:   LIMPIARLE EL SUDOR DE LA FRENTE AL SUMO PONTIFICE.


MUY BUENOS DIAS

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA

8 comentarios:

escuchando palabras dijo...

Sin palabras, besos

Anónimo dijo...

Qué se puede esperar de quien se cataloga como "mensajero de dios en el mundo"?. Mediocridad y falsedad con el unico afan de obrar para continuar en el poder, manejando a ese su pueblo.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

ESCUCHANDO PALABRAS: A veces, es mucho mejor el silencio.

Un abrazo, guapa.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

Anonimo: Con lo fácil que hubiera sido dirigir esas palabras en plural. "Hombres y Mujeres, realicense en el trabajo y en el hogar". Invitaría a la igualdad efectiva, a compartir, a a la responsabilidad compartida y aceptada.

Hubiera sido tan fácil!

Taty Cascada dijo...

Amo a Dios, pero veo que la Iglesia como institución está más que en decadencia...
Un abrazo.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

TATY: Y mira que la Iglesia tiene buenas fuentes donde beber y adecuarse a la realidad social. Podían empezar con la cita del ritual bíblico del matrimonio: "Compañera te doy, y no esclava".

Un fuerte abrazo.

Núria dijo...

Es decadente y arcaico todo cuanto pregona. Creo en Dios y en su mensaje, pero no tergiversado por intereses de la Iglesia.
Ni la mujer es una esclava, ni tener relaciones sexuales antes del matrimonio es pecado ni el uso de sistemas anticonceptivos nos hace indignos a los ojos de Dios...especialmente en el Tercer Mundo.
Y ya no hablemos de los homosexuales, condenados al fuergo eterno...
Allí donde deberían estar toda esa pandilla de sacerdotes pedófilos a los que tan bien saben encubrir.
Y luego pregonan la castidad...
Alucinante!
Esta vez, me despido indignada, que este tema me altera la sangre!
Núria

PD: Por cierto...las cuatro monjitas, además de limpiarle el sudor al Papa, limpiaron el aceite que el Papa vertió sobre el altar, en uno de los rituales.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

NURIA: El problema, es que es el Jefe de la Iglesia, y que los preceptos de la Iglesia, no son para los cristianos de libre interpretación, sino como las lentejas.

Cuando en el Siglo XXI, un lider religioso omite la igualdad de los seres ante el trabajo del hogar, el mensaje subliminal y no tan subliminal es clarísimo.

Gracias por tus palabras y tu siempre agradable visita.