EL BLOG COMPARTIDO

jueves, 15 de julio de 2010

Muy buenos días.




Catedral de Notre Dame, París. 


Cuando Victor Hugo estudiaba la Catedral de Nuestra Señora de París, encontró en un rincón oscuro de una de sus torres, esta palabra, grabada a mano en la pared:  "Anarkh".
Esas mayúsculas griegas, que la vejez ennegreció, profundamente entalladas en la piedra, eran  no sé qué signos propios de la caligrafía gótica, impresos en su forma y sus actividades, como para revelar que los escribió una mano de la Edad Media, y sobre todo el sentido lúgubre y fatal que encerraban, causaron viva impresión en el autor.
Se preguntó, tratando de adivinar...¿Qué ser desventurado no quiso abandonar el mundo sin imprimir ese estigma de crimen o de  desgracia en la frente de la antigua iglesia?
Después embadurnaron o rasparon (una de las dos cosas) la pared, y la inscripción desapareció, porque de ese modo se tratan desde hace muchos, muchos años las maravillosas iglesias de la Edad Media. Reciben mutilaciones de todas partes, de dentro y de fuera. El sacerdote las embadurna , el arquitecto las rasca y el pueblo llega y las derriba.
Nada queda hoy de la misteriosa palabra grabada en la sombría torre de Nuestra Señora de París; nada del destino desconocido que reasumía melancólicamente. El ser que escribió aquella palabra en la pared desapareció, hace muchos siglos, en medio de las generaciones, y la palabra ha desaparecido también de la pared de la iglesia, y la misma iglesia desaparecerá también acaso de la superficie de la tierra. Aquella palabra inspiró un gran libro.

Marpin_


                                            

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Por favor. Quitad las banderas.


Una ciudadana del mundo.

juan dijo...

Muy buenos días Marpin y La Rana, siempre alegra visitaros..


Un abrazo, y besos!

Taty Cascada dijo...

Tres comentarios amigos:
1.- El poema de Ranita, maravilloso, me encantó, lo leí dos veces.
2.- La inspiración surge de todo, incluso de una palabra dejada en una Iglesia, nuestro poder de creación todo lo abarca y todo lo condensa.
3.-¿Pueden cambiar las banderitas, por una sóla que quede situada en forma lateral?
Un abrazo.

ALEXIA dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada. Yo nací en Francia, en París y Notre Dame ha crecido conmigo!!
No recordaba esta historia. Gracias por refrescarme la memoria.
Una parte de mi es de allí, otra de aquí y ahora, pronto, también de China.
Un abrazo muy fuerte.

Anónimo dijo...

Me gustan los grandes libros y los frikis puros como usted. Soy Elvira García de Alacant.Felices vacaciones a todos.

Pilar dijo...

Adoro esa iglesia, y esa novela, y las pequeñas inscripciones en las piedras movidas por algo más que uan Fé que se alzó como los muros de una cárcel.

Preciosa foto.

Anónimo dijo...

Es un buen post.
F.S.V

Marpin y La Rana dijo...

ANONIMO: En este blog, hacemos lluvias cuando la ocasión lo requiere. Era el caso. Ya hemos quitado las banderas y ya sólo cae del cielo nuestra ranita, hasta nueva orde,
Un saludo de otros ciudadanos del universo.

JUAN: Y a nosotros siempre nos alegra tu visita. Un fuerte abrazo.

TATY: La Ranita está encantada y te da las gracias de corazón. Cieri que el poider creador surge de las formas más inverosímiles. Las banderitas, sólo eran ocasionales.
Gracias por tu visita y un fuerte abrazo.


ALEXIA: Mon amie Alexia: Encantados de que este post te haya recordado tu infancia, Un beso a Francia y otroa para China.

ELVIRA: Felices vacaciones.


PILAR: A nosotros también nos gustan las catedrales, especialmente las góticas, y esas incripciones que los gremios de canteros iban dejando, como señal de su orden o como palabras arcanas con algún significado oculto.
Un abrazo.

F.S.V: Es usted muy amable. Gracias.

A TODOS: Placénteros días de verano.

Anónimo dijo...

Hi, guantanamera121212