EL BLOG COMPARTIDO

miércoles, 21 de julio de 2010

FEMENINO SINGULAR: LA REINA DE SABA








Miniatura del manuscrito "Bellifortis" (1.405).
Se representa a la Reina de Saba con vestidos medievales y de raza negra.



Uno de mis personajes más queridos -y soñados- es la Reina de Saba. Su realidad histórica no está constatada, aunque investigaciones hechas en el sur de Yemen, revelaron que una reina vivió allí entre los años 1000 y 950 a.c y que viajó hacia el Note (Jerusalén). Otros, piensan que se trata de Makeda, la reina etíope”.

De ella se habla en El Corán y en La Biblia. Se sabe que era encantadora, espléndida, inteligente y parece que inspiró al Rey Salomón uno de los  Poema de Amor más bellos del mundo: “El Cantar de los Cantares”.


En la historia de Salomon y la reina de Saba, llamada  Bilquis o Belkis,  se entrelazan sutilmente simbolismo y realidad, hasta convertirse en una alegoría del despertar del alma humana a la comprensión gradual de los valores espirituales. Salomon la puso a prueba: “Alterad la apariencia de su trono para que cuando lo vea sepamos si se deja guiar a la verdad o es de aquellos que rehusan la guía”.


Las leyendas persiguen a la Reina de Saba. Según algunas, su sabiduría era tal que ponía a prueba la inteligencia de Salomón, con complicados acertijos que deleitaban al monarca. Es muy posible, sin embargo,  que la reina de Saba no se limitara sólo a plantear enigmas a Salomón,  sino que es probable que tuvieran una animada conversación política. Y los presentes que le hizo de oro y especias raras fueron menos un premio a su "sabiduría y su excelencia" que la compensación de unas concesiones políticocomerciales que Israel hizo a los sabeos.


Hay quien dice que fue la única mujer que sedujo al Rey, mostrándole su yo fuerte y seguro, no doblegándose ante él. La leyenda va más allá, y sitúa a La Reina de Saba como madre de un hijo de Salomón, llamado David.

Otras leyendas, sin embargo, hablan de otra persona como el amor de la Reina Belkis. Cuando ésta llegó a Jerusalen y contemplo el Gran Templo, construido por el maestro Hiram, se quedo admirada de su belleza y del silencio que reinaba en su interior. Preguntó por el constructor de esa maravilla, y le fue presentado Hiram, enamorándose ambos perdidamente, ante los celos incontrolables de Salomón, que saboteó el trabajo del maestro constructor para que fracasara su llamado “Mar de Bronce”.



Sea como fuere, Belkis  levantó pasiones, ya no como magnífica Reina, sino como mujer única que sabía exactamente lo que quería y cómo conseguirlo.

El profesor 


7 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Estupendo relato Profesor
Muchas cosas la ignoraba

Cuando era pequeña vi la película Salomón y la Reina de Saba, protagonizada por Yul Bryner y Gina Lollobrigida.
Un abrazo para todo el equipo, Montserrat

MORGANA dijo...

Interesante vuestra entrada ,no la conocía.
Besos para todos.
Morgana.

CORAZÓN VERDE dijo...

Una historia fascinante sobre una mujer segura de si misma y de lo que quería, un abrazo

Anónimo dijo...

Besos

Mª Pilar dijo...

Me ha gustado la Historia, conocía algunas cosas pero no todas.
Aún hoy día, cuando una persona presume mucho se dice la frase de "Se cree la Reina de Saba", debió ser un personaje fantástico.

Un abrazo

Pilar

Alma Mateos Taborda dijo...

Muy interasante relato, la historia de una reina bella e inteligente que sabía lo que quería y cómo lograrlo. ¡Felicitaciones! Un abrazo.

Marpin y La Rana dijo...

MONTSERRAT: Es una satisfacción que te haya gustado. Saludos para Valencia.

MORGANA: Una corredora de fondo, la Reina de Saba. Gracias por tu visita, amiga nuestra. Abrazo envolvente.

CORAZóN: Nos encantan las leyendas y esta mujer está rodeada de leyendas a cual más bella. Un beso, amiga.

ANONIMO: Besos también para ti.

Mª PILAR: Cierto, Pilar. La Reina de Saba representa también el símbolo de la realeza, de la belleza, de la sabiduría y la majestad. De ahí el refrán o dicho popular.

Un abrazo, guapísima.

ALMA: Felicidades a ti por tu entrada 50.000. Un beso enorm.