EL BLOG COMPARTIDO

jueves, 3 de junio de 2010

La gran terapia de escribir.




 "Decalcomanía". Magritte


 Me apasiona escribir desde  pequeño, para mi es como respirar o beber un vaso de agua. Símplemente  voy plasmando lo que pienso y siento, ahora  en la superficie y ahora en las profundidades del papel.  Desgarro con una ancha sonrisa,  forjando sobre lo destruido un él y un ella, un nosotros, elevandolo todo, "incluidos  entornos y   objetos" a su máximo exponente. Para mí,  lo insignificante es fundamental.  Lo que otros no quieren ver, servidor sí lo quiere ver,y si lo que veo es muy triste, sencillamente lo acepto aunque soy un  alma rebelde.

Es cierto que antes ha habido un proceso de experiencias y vivencias mejores y peores. Normalmente disfruto escribiendo, más  en ocasiones (no es por justificarme) algo cambia.  

Todos los días no nos levantamos con la misma alegre animosidad, así que a veces es  dominada mi pluma y la tinta  por la rabiosa impotencia, por las gratificantes pasiones.  Influido y empujado por tantas y tantos atropellos e injusticias, obligado voluntariamente por un amor, sí, un amor  intenso a las vidas, sabiendo que una existencia  en mi pueblo y en muchos lugares del mundo "no vale nada", la rebeldía se hace palabra, y no siempre es suave.

Continuo remando. Resisto tratando de que la mala leche no gane la partida, la batalla ni la guerra, para que sea la Buena Voluntad la que siempre guíe mis pasos.

Estas palabras se las dedico a las ciudadanas y ciudadanos del planeta Tierra.

Marpin_

7 comentarios:

Anónimo dijo...

jajaja

ALEXIA dijo...

Como te entiendo !! Desde pequeña he escrito diarios aunque ya no los tengo porque no quería recordar ciertas cosas...
Hoy en día me cuesta bastante más escribir y plasmar lo que siento, creo que estoy perdiendo facultades, jejeje (eso me digo yo todos los días). Antes podía escribir un poema sin dificultad, un texto, cualquier cosa, hoy me supone un gran esfuerzo. Pero lo sigo intentando y perdón si muchas veces no me sale tan bien como quisiera.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias a ti.
Marta.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

El cuadro es estupendo.

Y cuánta razón tienes.

A veces cuando duele el alma, escrbir en un papel, estos pensamientos, que hacen daño, es como barrerlos y si luego se rompe el papel es como anularlos.

La escritura además de terapéutica, despeja la mente y también a veces es un regalo para otras personas.

Cuantas personas tímidas, habrán dicho o declaraso su amor mediante la escritura.

En fin no quiero enrollarme más.

Un abrazo, Montserrat

mar-galia dijo...

escribir tus cosas para mi es como hablar con una amiga q te comprende y no te juzga ,puedes dar rienda suelta a lo q pasa en tu vida ,si un dia estas mal no pasa nada y otro bien ese dia es magnifico

besos

Marpin y La Rana dijo...

Alexia: Sigue escribiendo. Ya sabes que cuentas con todo nuestro apoyo.

MARTA: Siempre gracias a los que teneis la amabilidad de leernos.

MONTSERRAT: Los cuadros de Magritte son fantásticos. Tienes mucha razón en lo que dices sobre las letras, auténtica terapia y tabla de salvación.

MARGALIA: Un lapiz y un papel, o una pantalla en blanco y un teclado, son un salvavidas para el alma naúfraga de un escritor.

GRACIAS A TODOS.

Anónimo dijo...

Si buscas felicidad. Destierra de la mente, que la vida se acaba de un minuto a otro y vive.
Piel de Mandarina.