EL BLOG COMPARTIDO

martes, 26 de mayo de 2015

Me gusta el otoño, los recuerdos encajan bien en esa triste estación. Cuando los árboles se quedan sin hojas, cuando el cielo conserva todavía en el crepúsculo el tinte rojo que dora la hierba marchita, es grato mirar como se apaga todo lo que hacía poco ardía aún en nosotros. FLAUBERT.

¿Adónde voy? No lo sé, pero tengo deseos de aprender, de ir, de ver. Todo lo que sé me parece pequeño y mezquino; desde mi corazón se elevan necesidades nuevas. ¡Y si fuera a aprender el infinito, si fuera a conocerte, oh, mundo sobre el que camino! ¡Y si fuera a verte!







                                              Marpin y la Rana.