EL BLOG COMPARTIDO

martes, 5 de mayo de 2015




LA VISITA DEL OLVIDO



El olvido es como arena y polvo, sepultando un pueblo abandonado. Es camposanto solitario, donde ni flores marchitas quedan. Pozo oscuro y erial desolado, con el helor del abandono como único habitante. Es dejar que el alma adquiera un caparazón y juegue a ser piedra o estatua de sal.


Olvidar es clavar un puñal al pasado y plantar cara a la insistencia de los recuerdos, que roen las entrañas como ratas hambrientas. El olvido es un silencio que clama y taladra la frente. A veces, olvidar es la única manera de existir. No oyes, no hables, no veas -te dice la cordura- y tú obedeces matando a esa parte de ti mismo que te asalta en cualquier esquina y de noche se esconde debajo de la cama para despedazar sueños apenas nacidos. ¡Benditos aquellos que puedan envejecer con su existencia entera en la mochila, sin tener que invocar al olvido para poder sobrevivir! 


Ranita

No hay comentarios: