EL BLOG COMPARTIDO

viernes, 8 de mayo de 2015

(NO HAY DERECHO) Es un deber natural de la humanidad: Proteger "con mayúscula" la Inocencia de las niñas y niños de nuestro planeta. Hay que exterminar a flechazos a los TIRANOS que continúan esclavizando la ingenuidad de millones de indefensos seres humanos, semejante maldad y tiranía - provoca unas ondas con malas vibraciones; avaricia, guerras, hambrunas, enfermedades, sufrimiento y muerte sin piedad.


                            -EL LEGADO DE LOS DÉSPOTAS en el siglo XXI-



      Lejana Entidad:

             No permitas que los pensamientos negativos dominen tus neuronas. Hoy es viernes, ¿adónde van los viernes?  Tal vez lo sepa la prosa poética y bondadosa de un cuento que empieza así:
¡Pasan deprisa las semanas! -musitaba, Crudamente, ¿adónde van las horas, los días, los años? ¿qué sucedió con  el viernes de la semana pasada?  ¿adónde irá el viernes de ahora mismo?

-El cuento respira y se comunica con Crudamente:- Tú eres el instrumento que ilumina la suave brisa. Yo he construido para ti un faro con escaleras de caracol.  



Crudamente, desciende imprudentemente los peldaños, pero hay un pero, no sube y no baja, aletargado espera algo o a alguien. 

Y el Cuento habla de nuevo: -Hay personas que su única preocupación son los demás. En especial los seres queridos. ¿Quién soy yo? ¡Soy la bondad!El término bondad suena vacío en vuestros sentimientos y causa respeto,  ¿verdad? Prefiero una persona buena que a la "bondad".  Una persona buena con emociones nobles del alma.  Es la diferencia entre lo hueco y lo repleto, entre el frío y el calor, entre el momento y la eternidad. La bondad de una persona buena se manifiesta con más esplendor con la llamada "belleza expresada" La verdadera belleza es la bondad, lo demás son cuentos.



Crudamente,  sube  y aparece en el cementerio de los Viernes,  mientras se responde a sí mismo- ¿Cómo  sé que estoy en el campo santo de los viernes?  ¡Hay carteles que lo anuncian con parpadeantes destellos azules!

                    "Bienvenido al cementerio de los Viernes".  

¡Alucinante! fosas y mausoleos por doquier, cada tumba tiene un número y un nombre de un hombre o de una mujer, ¡qué cosa más rara! Crudamente,  cavila y reflexiona a marchas forzadas: "los números pertenecen al día de su muerte, es evidente,  murieron un viernes. 

El descubrimiento ni malo ni  bueno pero  sensato; antesalas y salas interminables, unidas entre sí por túneles y celdillas. Crudamente,  atraviesa el cementerio de los Viernes y llega al cementerio de los lunes, intuye que los cementerios de los martes, miércoles, jueves, sábados y domingos son las construcciones que divisa en el horizonte. 
Al Crudamente le agrada el lugar porque inspira descanso y reposo. En el ambiente se percibe la esencia de la bondad.
Las personas mueren un día de la semana. Si mueres un sábado, vas al cementerio de los sábados.  ¡Es sencillo de entender!

Y de súbito, el mes de mayo se tragó al cuento, al personaje y  nosotros también. Colorín colorado este cuento se ha terminado.

                                                     FIN
Miguel Á. B. G
                                                          




Marpin y la Rana.