EL BLOG COMPARTIDO

martes, 10 de marzo de 2015

Todos los miembros de la especie humana comparten las mismas estructuras anatómicas fundamentales, las mismas necesidades fisiológicas y los mismos atributos mentales, pero las semejanzas van mucho más allá. Con independencia de la pigmentación de la piel y el grosor de los labios, una sonrisa es una sonrisa en todas partes.


Las expresiones faciales y las pautas de conducta que expresan amor, ira, sorpresa y temor, son comunes a todas las razas. 





La palabra "hombre" se usa tanto para hacer referencia a la especie humana en general como a una persona en particular. Este doble significado simboliza la paradoja inherente a la condición humana. Creemos en la unidad y en la universalidad del género humano, pero la mayor parte de nuestra vida cotidiana discurre entre la diversidad existencial de sus miembros individuales. 
-R.D-


(Destaca la singularidad antes que la unidad biológica, el "yo" antes que la sociedad, lo que cada persona decide ser y hacer antes que los atributos y las actividades colectivas de la humanidad). 

                                           Marpin y la Rana.