EL BLOG COMPARTIDO

martes, 20 de enero de 2015

ALADA HERMANA MUERTE. Yo no sé, si ya no vienes


confundida. Yo te espero, te he esperado horas tras hora, y no has llegado. No temas - herirme, ya soy tu hermano, hijo de tu propio sueño. Yo sí que temo, Mi vida, de tanto estar en acecho - y aguardándote, no es vida.
Sólo es barrera del viento - mi piel y pared mi pecho, donde, vendados, mis ojos - aguardan tus balas, ciegos.
Si has de venir, ven. Tus alas - sobre mis espaldas siento - y cuando extiendo mis manos, por buscarte, no te encuentro: en lugar de tu llegada, hallo a mi hermano muriendo.
¡Qué fuente de la hermosura - quiebras, en su tallo tierno!
Mientras yo, inútil,  te aguardo - en sangre se va perdiendo.
¡Libre te quiero volar - si he de vivir en tu espejo!





                                      Marpin y la Rana.