EL BLOG COMPARTIDO

sábado, 4 de octubre de 2014

DAR DESDE EL CORAZÓN. Lo que quiero en la vida es compasión, una corriente que fluya entre los demás y yo, basada en un mutuo dar desde el corazón. (Cuando Marshall Rosenberg utiliza con frecuencia el término "compasión". Lo hace apelando al profundo impulso de humanidad común que existe en los seres humanos cuando nos comunicamos sin violencia. Este significado se diferencia del uso habitual del castellano que asocia la compasión con la conmiseración y la lástima frente al sufrimiento de los demás.)

Las palabras son ventanas (o son paredes) Siento que tus palabras me sentencian, que me juzgan y que me apartan de ti, pero antes de irme, tengo que saber- si eso es lo que quieres decirme. Antes de erigirme en mi defensa, antes de hablar herida y asustada, antes de levantar esa pared de palabras, quiero saber si verdaderamente he oído.
Las palabras son ventanas o paredes; nos condenan o nos liberan.
Ojalá que al hablar o al escuchar -resplandezca la luz del amor a través mío.
Hay cosas que necesito decir, cosas muy significativas para mí. Si no me expreso claramente con mis palabras, ¿me ayudarás a ser libre? 
Si te pareció que quise rebajarte,si creíste que no me importabas, trata de escuchar a través de mis palabras -los sentimientos que compartimos.
-Ruth Bebermeyer- 



Marpin y la Rana.

No hay comentarios: