EL BLOG COMPARTIDO

sábado, 23 de agosto de 2014

Es sábado y es agosto. Pero, ¡ay! hay ahí algo más. Es preciso que aprendamos a comprender a la naturaleza, sobre todo para aceptar ser su cómplice. Estamos en la misma barca del destino.





¿Ha resultado muerta una violeta? Es un poco de nosotros mismos lo que ha muerto. El poeta tiene razón cuando afirma que  "lo importante,  es la rosa"...
 Entre animales y plantas existe una maravillosa complicidad. Esforcémonos por no estropearla.
En la familia de las malpigiáceas existe una liana de la cual, mediante un procedimiento muy simple, se extrae un alcaloide que, ingerido en pequeñas dosis, aumenta a actividad mental y muscular; en ciertos sujetos provoca un estado psíquico que, según los científicos, proporciona una especie de segunda vista: de ahí el nombre de ahí el nombre de "planta telepática", según escribía el médico y naturalista Maurin, podían ver determinados hechos que se producían en lugares muy lejanos y predecían otros que acaecieron inmediatamente después.
Sabemos que los pueblos primitivos de Africa, de América y de Asia emponzoñaban sus flechas con drogas muy poderosas, que producían la muerte rápidamente. Pero sabemos también que existen otros fenómenos de los que son protagonistas ciertos guerreros: por ejemplo en el sistema de reconocimiento antes del combate, utilizado por los indios huicholes de las regiones del Peyorl. Una patrulla batidora precede al grueso de las fuerzas, izándose a las alturas y trepando a los árboles. Uno de ellos, apenas situado en el puesto de observación escogido, ingiere una poción, luego escruta el horizonte; al cabo de unos instantes está en condiciones de elaborar su informe, de decir si el enemigo está a la vista y, si éste es el caso, cuántas son sus fromaciones, cuántos sus efectivos y en qué dirección va a tacar. Lo que es extraordinario en este fenómeno es que antes de ingurgitar la droga este individuo no veía más allá de varios cientos de metros, mientras que bajo el efecto  de la poción  distinguirá las cosas a varios miles de metros. Las investigaciones científicas han admitido la posibilidad del fenómeno; hay plantas, denominadas "alucinógenas" , que son capaces, efectivamente, de desencadenar visiones a distancia, pero también auténticas alucinaciones. ¿Qué sucede, pues, en este misterioso laboratorio que es la tierra, debajo de la cual nace la vida?
-Manta y Semolli-
  





           http://ladamadetodoslosfinales.blogspot.com/


           http://elblogsinmiedos.blogspot.com/

                                               Marpin y la Rana.


No hay comentarios: