EL BLOG COMPARTIDO

jueves, 17 de julio de 2014

El verano una obra de arte, representación del instante inmediato. UNA FÁBULA DE LA FONTAINE. El mulo envanecido de su genealogía.

   Vanagloriábase el  mulo de un obispo de su nobleza, hablando constantemente de su madre la yegua, de la que conoció no escasas proezas; había hecho esto y lo otro, había sido lo de más allá. Por todo lo cual, el mulo pretendía pasar a la historia.
Creyó rebajarse sirviendo a un médico;  cuando ya fue viejo, pasó a un molino, y entonces se acordó de su padre el borrico.

Aun cuando la desgracia sirviera sólo para devolver la razón a un necio, a justo título se diría que la desdicha enseña. 


                                                         Marpin y la Rana.

No hay comentarios: