EL BLOG COMPARTIDO

sábado, 7 de junio de 2014

¡Disfruten del sábado! Apreciados pobladores de los 6 continentes. "Aceptarse, valorarse y no compararse."



               Cuando una amistad se corta por las circunstancias o las razones  qué sean.; la relación intensa de afinidades y empatía acaba en el parking del Olvido. Cuando una  comunicación fluida se cierra de golpe y porrazo, es que hemos llegado al anden del  ADIÓS Y NO PARA SIEMPRE.

                El último abrazo, las últimas  palmadas en las espaldas, las últimas palabras apasionadas, geniales  y superficiales. Guardas hondamente los momentos felices vividos. Antes del fin hubo un principio.

¡Ufff, oh cielo santo!  ¡Ya viene el tren ADIÓS Y NO PARA SIEMPRE  y sus  vagones oscuros cargados con los besos de las despedidas! Comprendes ahora, amistad del alma y mucho más, porque detesto el adiós.
  
-¿Se han despedido, se han despedido ya los que una vez fueron grandes amigos? .- Preguntan los curiosos e impertinentes turistas y viajeros,  que precipitadamente suben y bajan las escalerillas; escupiendo y tirando papeles al suelo.

-Sí.  -afirman y replican a bocajarro - Universales observadores de los mortales y de sí mismos, dignos e indignos-.- ¡¡Ya se han besado!! Ya se han besado  con la mordida del adiós.  Ha sido un visto y no visto, enredado beso sincero,   idealizada esencia de dos muertos con  vida. Abrazo único y nuestro. No hay rencor en el amor.  ¡Hasta el reencuentro!



Entonces y repentinamente, el amor se toma su tiempo.
Y también de súbito, -de un vientre  nace un bebé,  ha llegado solo al mundo, aunque  estuvo acompañado durante nueve meses, hasta el preciso instante de romper aguas.
El número del eremita es el 9.
Nacemos  y morimos en soledad o  no,  depende, ... Hay personas con amigos y familias numerosas,  sin embargo, se sienten completamente solos.



-EL SENTIDO DEL SIN SENTIDO- 

- ME HE EQUIVOCADO Y NO VOLVERÁ A OCURRIR.- Clamó el rey Juan I, -agitando el cetro de mando, con un sagaz conocimiento del funcionamiento del pensamiento  del pueblo español.
Marpin_




MARPIN Y LA RANA.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Leo esto y me da verguenza ajena. Cuando se quiere a una persona, ni trenes, ni andenes no pollas en vinagre. Se lucha. Como si hay que engancharse en la catenaria o en el puto vagon aunque te arrastre. Todo menos dejar que el tren se vaya. Pero ¡ay! para eso hay que amar. Y saber perdir perdón. Cuando una amistad se corta no va a parar al parking del olvido. Es que ya vivía en él desde hacía mucho tiempo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.