EL BLOG COMPARTIDO

lunes, 19 de mayo de 2014

NUNCA ES POCO LO QUE ES SUFICIENTE. Séneca. Dicen que en la ciudad de los síbaritas hubo un tal Mindírides que, al ver a un hombre que cavando levantaba mucho el azadón, se quejó de que este espectáculo le fatigaba y prohibió que semejante faena se hiciera en su presencia;

y también se quejó a menudo de irritación de la piel por haberse tendido sobre arrugados pétalos de rosa. Cuando los placeres han corrompido a uno el alma y el cuerpo, todo parece intolerable, no porque las cosas sean duras, sino porque es muelle y flojo el que ha de sufrirlas.





La gloria es la sombra de la virtud: aun sin ésta quererlo, la acompañará.

El agradecimiento, que es cosa honrosísima, deja de serlo si se hace cosa necesaria.

Soy agradecido, no por conveniencia, sino porque es bueno serlo.

Para encontrar un agradecido vale la pena habérselas también con muchos ingratos.


                                        Marpin y la Rana.

No hay comentarios: