EL BLOG COMPARTIDO

jueves, 19 de septiembre de 2013

¡Muy buen jueves de septiembre! Hoy venimos de las manos de ANA KARENINA.


La animadversión que los separaba no tenía ninguna causa externa y todas las tentativas para reconciliarse, no sólo no la desvanecían, sino que la agravaba. Era una animadversión interior,  provocada en ella por el enfriamiento del amor de Vronsky y en él por el arrepentimiento de haberse colocado por ella en una situación difícil que Ana, en lugar de aliviar, hacia cada vez más penosa. Ninguno de los dos expresaba los motivos de su irritación; pero se consideraban injustos el uno al otro y a la menor causa trataban de demostrárselo.

-León Nikolaievich Tolstoi-







 Marpin y la Rana.

No hay comentarios: