EL BLOG COMPARTIDO

domingo, 5 de mayo de 2013

A MI MADRE. Y A TODAS LAS MUJERES QUE HAN DADO Y SENTIDO EL AMOR DE MADRE, AUN SIN SERLO.







A MI MADRE

Al tiempo permitiré
Que plata que fue arrancada
A zarpazos a la tierra
Trepe como blanca yedra
Y en tu pelo sea tiara

Al tiempo consentiré
Que en momentos de rubíes
Se velen tus iris grises
Y que lagrimas felices
Te hagan llorar cuando ríes

Al tiempo autorizaré
Para que la dulce seda
que arropó toda mi infancia
haya perdido prestancia
y sea una arrugada tela

Al tiempo concederé
Que tus pasos bienamados
que me mostraron caminos
Hoy sean pasos cansinos
Con un destino cercano

Pero claramente afirmo
Que jamás tendrá ese tiempo
ni permiso displicente
Para traspasar su mente
Con un cuchillo de viento

Al tiempo cruel, le digo
Que su alegría y su pena
Son todo una misma cosa
Que se conoce a la rosa
Por las espinas que lleva

Debe consentir el tiempo
Que sus recuerdos en calma
Y los momentos de llanto
Formen unísono canto
En las notas de su alma

Respeto le pido al tiempo,
Para que sigan girando
recuerdos en su memoria
Para que siga sonando
la música de su noria


Ruego , por fin, a ese tiempo
Que no detenga su río.
Que el corazon de mi madre
no cercene con su sable
porque es el motor del mío.

Ranita

Marpin y La Rana

1 comentario:

Pilar V dijo...

Precioso poema Ranita.

Un beso