EL BLOG COMPARTIDO

jueves, 22 de noviembre de 2012

Un extraterrestre le dice a las mujeres del planeta Tierra: El que hombre es, hace todos los provechos; Quien nom lo es, mengua todos los hechos.





¿Cuándo son más necesarios los amigos, en la prosperidad o en la desgracia? o ¿se necesitan más los amigos en la prosperidad o en el infortunio?

En ambos casos se desean; los desgraciados tienen necesidad de que se les auxilie; los afortunados tienen necesidad de comunicar su felicidad y de que haya quien reciba sus beneficios, porque quieren hacer el bien en rededor suyo. Los amigos son, ciertamente, más necesarios en la desgracia, y entonces es cuando deben tenerse amigos útiles. Pero es más noble tenerlos en la fortuna, porque en este caso sólo se buscan gentes de mérito y de virtud, y vale más, cuando se puede elegir, hacer el bien a personas de este orden y pasar la vida con ellas. La presencia de los amigos es ya por sí sola un placer en medio de la desgracia, porque las penas son más ligeras cuando corazones amigos toman parte en ellas. Y podría preguntarse si este alivio que sentimos procede de que los amigos nos quitan una parte del peso que nos oprime, o si, sin disminuir en nada este peso, su presencia, que nos encanta, y la idea de que participan de nuestros dolores atenúan nuestra pena...
-Aristóteles-



 Marpin y la Rana

No hay comentarios: