EL BLOG COMPARTIDO

sábado, 10 de noviembre de 2012

Tengo una pregunta para DIOS, ¿todas las personas somos iguales o no?



                                   Querida mía: He tenido una idea y la estoy desarrollando. Tengos dos oídos y dos pequeños aparatos de radio idénticos; una de las radios es blanca y la otra  roja. Sintonizo la misma emisora en ambas radios.  A la derecha, he dispuesto la de color rojo  y a la izquierda la blanca. Oígo por una oreja el canto y la música de la derecha  y por la otra la música y el canto de la izquierda. Subo un poco el volumen a una de las dos radios, "la voz se impone a la voz, la música sobrepasa a la música"

Apoyado en la angosta ventana pienso en ti. Me entusiasma el arte en movimiento,  no tengo  fe  ciega  en la Humanidad, aunque sea parte de ella y viceversa. 

En avenidas y plazas la gente hace corros,  repetidamente exclama ¡Sabes, sabes, sabes! 
Bueno, sabemos que la solidaridad es energía curativa universal,  tenaz urdimbre o entrelazado de hilos...Veo por las orejas un lugar relevante. Estoy aquí, allí y allá. Vislumbrando sagrados Limbos y el solemne desfile de las almas sucias y limpias;  ex combatientes de pasadas existencias,  ex mortales que portan el peso del trono y todos sus ondulantes estandartes. "Para amar hay que sufrir."

Entre idas y vueltas continúo plantando cientos de árboles. He arrancado personas innecesarias por amor a lo verdadero. Detesto el adiós y abrazo a la alegre bienvenida. Amo la vida que poseo y también a la inalterable muerte. Oye,  guapa, ¿cuánto queda para llegar a dónde vamos?.

Marpin_

                                          


                                               



No hay comentarios: