EL BLOG COMPARTIDO

martes, 7 de febrero de 2012

NO APAGUES TU VELA




Compañero de mi  alma, 
deja encendida tu vela
no dejes que quiebre  el viento
el hálito de su calma
manten esa tenue llama 
que esa luz es el aliento
de esta oscura duermevela
mientras llega el alimento
del calor de tu candela.

Compañero de mi vida, 
no apagues nunca esa  luz.
Que no existen  luminarias 
en las tierras de tristeza
ni antorchas  en en el destierro
 y preciso candelarias
para ver lo negro azul.
Que aun no ha llegado mi entierro
y   allana mi  fortaleza
la pena que no se olvida
y el dolor que es como hierro,
compañero de mi vida.

Tu luz siempre me ha brillado
como aurora boreal
como resplandor sin trueno
como hoguera  de San Juan
como cielo  iluminado 
como llama del hogar
Un  mundo para mi entero
y es por eso, y es por eso...
que te vengo a suplicar
no dejes sin luz  tu vela, 
¡que llega la oscuridad!

Ranita




4 comentarios:

Pilar dijo...

No hay noche para quien tiene un compañero.

Muy hermoso, Ranita.

Sony dijo...

una hermosa poesia ranita y me sumo a esos deseos de que jamas se apague esa vela que te da calorcito al espiritu.

besitos y abrazos y muy feliz semana!!!!!!

Houellebecq dijo...

A pesar d elas horas oscuras veo que también tienes tus momentos iluminados como no puede ser de otro modo. Hermoso poema, ya lo dice Pilar. Y yo también.

efa dijo...

Esperemos que la llama siga ardiendo, es un canto optimista.
Me quedo