EL BLOG COMPARTIDO

sábado, 14 de enero de 2012

NO ME SALEN LAS CUENTAS.



"Sólo hay tres clases de personas: las que saben contar y las que no" 

Y yo soy de estas últimas. No sé contar. Nunca sé el dinero del que dispongo para el mes, me equivoco con las vueltas y digo que dos y dos son cinco y me quedo tan campante. Los números jamas fueron lo mío. Por eso, nunca pude llevar cuentas de los engaños, mentiras y estafas que me hacían, porqué las cifras en mi cabeza escapaban como los gorriones de las plazas de los pueblos cuando alguien se acerca demasiado. Por eso lo Reyes, este año me han traído una calculadora emocional. Y como las antiguas chicas del Un, dos , tres...la calculadora con voz digitalizada me avisa ahora diariamente que  veinte deslealtades detectadas a veinticinco lágrimas cada una, son ríos que nunca debieron formar estos mares de corrientes y derivas. Y me miro a mi misma en el espejo y en mi frente se enciende exactamente 33 veces por minuto un luminoso de neón azul cobalto que dice: "Gilipollas". Y es que, poco a poco,  estoy aprendiendo sobre cuentas, porque sobre cuentos, especialmete chinos, soy master "cum laudem".

Ranita 

El Blog de Marpín y La Rana


17 comentarios:

Mª Pilar dijo...

Pues mas te valia no saber de cuentas y si de cuentos, son más bonitos y lleva uno menos desilusiones.

Un abrazo y Feliz Año

Pilar

Houellebecq dijo...

Ja,ja, me gusta la frase de las tres clases de personas. Yo soy de esa tercera alternativa fantasma porque sé lo justo para apañarme pero no me metas en fórmulas ni estadísticas de alto nivel porque soy de letras. Alguien me dijo que ser de letras no te niega ser también de números, que nos limitamos. Tendrá razón pero es difícil abarcarlo todo. De momento me arreglo con lo que tengo. Buen fin de semana.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

Jeje, Houellebecq. Es un chistecillo malo como ése que dicen que van dos por un camino y se cae el de en medio.

Un abrazo, y como siempre, tu compañía es un gran privilegio.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

Ay Pilar, quá más quisiera yo que saber de cuentos de final feliz. Pero sólo sé de cuentos chinos. De todos modos, intentaré aplicarme "el cuento".

Un abrazo, querida dama de rojo.

escuchando palabras dijo...

excelente frase para pensar y ubicarnos en la vida, besitos

Neuriwoman. dijo...

Dan tristeza tus palabras pero más triste es aún la realidad que hay dentro de ellas.

Así es la vida con más cuentos que cuentas, menos mal que también se conocen buenas personas que alteran la estadistica.

Un beso muy grande, Ranita.

CAZADORES DE SENSACIONES dijo...

Hola cómo están!!! Qué buena reflexión!! Que tengan un hermoso año uds. también...besos

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola buenas tardes.
A veces el saber arreglarse con lo que se tiene es muy importante.
Yo no digo de hacer grandes cuentas, si no saber administrarse.
El Pais está pasando por un momento muy duro.
Hay personas que han malversado su dinero y ahora les es muy dificil adaptarse y luego si se le añade la falta de trabajo, la verdad es que es un problema muy gordo.
Yo desde pequeña aprendí a pasar con lo que tenía, hasta a veces de jovencita me iba a trabajar andando,para ahorrarme la peseta que valía el metro y pasaba con poca cosa.
En fin, no me gusta que te llames gil......
Un abrazo amiga, Montserrat

Anónimo dijo...

Una lectura que contribuye a la belleza de la creación humana.

Ojos Coloreados

Núria dijo...

Ay, Ranita...sabes qué te digo??? Que es mejor no echar cuentas de penas y desengaños, sino de buenos momentos. Yo tampoco se, ni quiero, echar cuentas de las veces que me han venido con cuentos...Al fin y al cabo, en la vida hemos de tropezarnos con todo tipo de personas.
Que no te vengan con cuentos y disfruta de todo lo bueno de la vida, que es mucho!
Un besazo y feliz año!
Núria

Pilar dijo...

Pierde la calculadora, ya!!!!

Menjor perder la cuenta, que vivir con las cuentas sobre la cabeza.

Un saludo

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola de nuevo:
Hablando de las cuentas de los sentimientos.
Cuando me hieren psicologicamente, más vale no tenerlo en cuenta y pasar página, lo que pasa es que somos personas y no robots, y lo que duele, duele.
Lo mejor es ser inocndicionales, cuando se da sin esperar nada, se sufre menos si luego no nos corresponden.
Recibid mi cariño desde Valencia, Montserrat

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Ah y me gusta mucho el nuevo formato de vuestro blog.
Antes tropezaba con anuncios, entre post y post.
Ahora está mucho mejor.
Un abrazo, Montserrat

BLA,BLA,BLA, dijo...

Me encanto tu post, EL BLOG quedo padre lindo cambio .
SALUDOS.

Anónimo dijo...

Quiero felicitar: a los cuerpos
no me salen las cuentas, que no reflejan ningún rayo, con respecto a la vista, son como muchos espacios vacantes dispersados entre los objetos que divisamos.
Un domingo que dió luz a las letras.
Julio Rajal

Ana dijo...

Jo Ranita no te pongas así, aunque la verdad es que a veces se nos queda cara de gilipollas cuando no nos salen las cuentas y mas cuando como dices esa calculadora te canta el descuadre de deslealtades, traiciones y mentiras, ¡que mal!
Arriba el ánimo
:)

Soledad dijo...

Hola, Ranita, nada de echar cuentas, y contemos cuentos, aunque los cuentos tampoco sean para mentir,
sino de esos cuentos que te dejan con la boca abierta elevándote a otro mundo lejos muy lejos de aquí, o quizá un poema de esos que haces ir más lejos todavía.
En fin, ranita, que lo más importante es que borrón y cuenta nueva, ni lágrimas que sean ríos, sino de risa, nunca a la deriva, siempre de frente y pá lante.

Besos